ATM dota de mini cámaras a los agentes para el control del tránsito

Durante sus ocho horas laborales un grupo de 60 agentes civiles de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) cumplirán sus actividades de control de tránsito en la ciudad con una mini cámara que llevarán adherida a la camisa.

La medida rige desde este jueves, una vez que directivos de la entidad anunciaron la incorporación de los primeros 60 dispositivos.

El propósito indicó Xavier Avilés, subgerente de la ATM, es dotar de esos equipos a los más de 750 agentes que hay actualmente. Los procesos de compra se irán efectuando progresivamente. 

Medida de doble vía

El funcionario mencionó que la funcionalidad de los aparatos va en doble vía. Primero, servirá para ejercer un control interno del procedimiento de los agentes en el cumplimiento de sus ogligaciones y segundo, las mini cámaras registrarán si algún conductor tiene excesos para con los agentes.

Los dispositivos tienen una memoria interna de 32 Gb, no es factible insertarle componentes externos. Tampoco pueden ser manipulados por los agentes, por lo que pasarán encendidos durante toda la jornada de trabajo de los uniformados.

La información captada por los artefactos (videos, audio y fotos) será ingresada a computadoras específicas de la ATM cada 72 horas.

La medida es implementada una semana después de que la entidad de tránsito anunciara la destitución de 10 de sus agentes civiles por recibir coimas y por malos procedimientos.

Adicional a aquello en la ciudad también se han registrado agresiones de conductores en contra de los uniformados. (I)

 

 

 

Compartir

COLOMBIA

ESTADOS UNIDOS

OTROS PAÍSES

Bogotá
Medellín
Cartagena
Pamplona
Cali
Barranquilla
Bucaramanga
Valledupar

NewYork
Miami
Connecticut
NewJersey
Puerto Rico

México
Venezuela
Ecuador
República Dominicana

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.